De periodista a ciudadana… Dicen: “Chávez es otro beta”.

Eran las 5:00 P.M. del 5 de marzo del 2013, cuando enciendo la televisión y observo detenidamente la noticia de que el Presidente de la República Hugo Chávez había muerto después de casi dos años de luchar contra un cáncer pélvico (inoculado o no) y tras casi 90 días de haberse despedido y dejar a cargo al Vicepresidente Nicolás Maduro de este neurálgico país. Ya, se había acabado toda aquella ola de rumores que tenían en zozobra a la sociedad y que se había dicho, finalmente la verdad. No sé cómo fue en Caracas pero, de un momento a otro, un silencio ensordecedor empezó a reinar, si no me equivoco, en todo el oriente del país y fue en ese instante, que entendí que había muerto un hombre y nacido una leyenda. Antes de seguir escribiendo esto, debo ser sincera y aclarar que nunca le di mi voto pues no estaba de acuerdo con alguna de sus políticas de estado y creo que nunca hubo algún tipo de disposición o ideas para erradicar la inseguridad que azota a este país y que se ha cobrado la vida de miles y miles de venezolanos. Sin embargo, siempre estuve muy clara de lo que hizo en este país y del espacio (o también puede ser llamado status) que le dio a los más necesitados, los cuales durante años y años fueron excluidos. No lo digo porque se haya muerto, ni por hipocresía, lo digo porque es  verdad y el que se ha metido en un barrio y ha conocido la verdadera realidad de este país, reconoce. No caeré en dimes y diretes con lo que hizo o dejó de hacer, con cuántos seguidores tiene y cuántos no, pero no dejo de pensar en lo espeluznante que es ver a miles y miles de venezolanos llorando cuando hoy 6 de marzo, el féretro de Hugo Chávez empezó su recorrido por las principales avenidas de la capital.

“Él cumplió su misión y murió por la patria”, “Después de Dios, Chávez”, “El líder del mundo”, “Chávez al Panteón”, “Comandante te amamos y hasta la eternidad estaremos rodilla en tierra”, son solo 5 de las millones de consignas que se pueden escuchar entre sollozos de la multitudinaria concentración. Me considero de oposición y a día de hoy, me da vergüenza y tristeza leer y escuchar lo que dicen algunas personas con respecto a la muerte de un ser humano, porque al final, les guste o no, era un ser humano que no pudo luchar contra esa terrible enfermedad, que he visto llevarse a familiares y amigos. Pienso que de un segundo a otro se convirtió en un Perón o Che Guevara,  y que esa camisita que caricaturiza su mirada, será desde hoy y hasta siempre, un ícono de un movimiento político que según palabras del tren ministerial del Presidente: “despertó a Venezuela del letargo en el cual había vivido durante tanto años cuando la cuarta estuvo en el poder”.

Típico de los seres humanos, todos –y más de los venezolanos-, cuando alguien muere, tenemos la capacidad de borrar todas las diferencias que existieron pues, la mayoría somos seres nobles por naturaleza. Es como cuando un hijo pasa peleando toda la vida con su mamá y cuando ésta o éste se muere, era el mejor hijo o madre del mundo, es ese típico caso de muertes violentas que vi a diario en la morgue de Bello Monte cuando me tocaba hacer mi trabajo y ver, en su mayoría a madres llorosas, porque a sus hijos los asesinaron por ajuste de cuentas y ahí en aquella morgue con hedor a cloro con muerte, eran inocentes y los mejores hijos del mundo. A lo que quiero llegar con todo esto, es que muchos creen que aquí acabó Chávez y su política, cuando ahora es que queda Chávez para rato. Nunca olvidaré la historia de dos señoras españolas que vivieron la guerra y postguerra (la segunda) y ver de ambas, cómo se burlaban de la supuesta dictadura que se vivía aquí (comparándola con la de Franco, claro está) y de asegurarme que él moriría en el poder y se convertiría en un mártir porque había nacido para eso. Es un mártir. Es lo que escucho de la boca de miles de venezolanos que lloran desconsoladamente la muerte de este hombre que ahora es, el Comandante de Latinoamérica.

Sé que muchos me tildarán de chavista y que algún opositor que lea esto, dirá “esta que se cree haciendo análisis”, no los hago y no me interesa hacerlos porque soy periodista, no analista, pero sí creo que es hora de pensar en frío y darse cuenta que esta muerte, no dará un descanso al país sino todo lo contrario. Solo por sentimentalismo, muchos serán quienes voten por Nicolás Maduro porque a él fue a quien Chávez le levantó la mano aquél 8 de diciembre cuando anunció que se iría a Cuba a intervenirse por cuarta vez y, que sabía… no volvería. Es el momento de pensar con claridad, en el pasado, en el presente y en el futuro. Entendamos que es el momento de la unión, de la paz, de la tolerancia y del respeto. De aprender a vivir como ciudadanos, que aquí el problema no son los políticos sino la forma en cómo el venezolano quiere vivir. Aquí no se respetan los deberes, pero se reclaman los derechos. Aquí se vive en una anarquía constante y salir a la calle es una lucha para sobrevivir, no hablo por miedos infundidos o paranoia a la inseguridad, hablo porque la he vivido en carne propia y nadie puede negarla. Hablo de que debemos seguir impulsando la cultura que este gobierno, y esto sí lo digo con absoluta certeza, ha impulsado con la fundación de la UNEARTE, las paradas culturales (que obvio esto nunca lo entenderá un sifrino), los conciertos gratis  y los millones de cursos y talleres que se dictan a diario en el CELARG, TEATRO MUNICIPAL y que no son dictados por pobres diablos como lo asegura mucha gente, sino al contrario.

En lo personal, estoy muy triste por todo, por el futuro de este país y por lo que debemos afrontar de ahora en adelante, que no dudo que lo lograremos pues somos ante todo un país luchador, pero, dejemos los insultos y los extremos a un lado. Es momento de estudiar y evitar la ignorancia porque creo fielmente en que esa, es el arma más letal de todos quienes tienen un poco de poder.
Saludos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s